Escapismo 01

“Hace unos días me sucedió. Lo tengo tan presente como si hubiera despertado de ese sueño apenas unas horas atrás. Me encontraba acompañado de mi hermana, y éramos los dos un par de niños. Ella se veía tal como luce en las fotos familiares que veo cada vez que visito la casa en la que crecí: seria y desapegada. A distancia percibía a mi madre posada sobre sus piernas dobladas; joven, esbelta, y con el cabello negro y estilizado que tan bien la caracterizaba.

Como suele pasar en sueños, de pronto ya estábamos sentados los tres en el suelo de una amplia estancia, rodeados de varias peceras de diferentes tamaños, repletas de plantas y de peces muy pequeños y de vívidos colores, como cuentas de collares. El agua contenida era tan clara que parecía que aquellos peces flotaban en pleno aire. El piso era negro, frío, y muy brilloso, como de mármol. Contrastaba con las paredes blancas y vacías de la pieza. No se veían muebles por ningún lado, y se respiraba un ambiente poco familiar, como el de una habitación en la cual nunca se había estado.

Mi madre estaba empeñada en intercambiar a los peces entre las peceras. Pensé en lo complicado que sería tal tarea. No entendía el propósito y estuve a punto de replicar, más sin embargo nos repetía que debíamos vaciar todos esos envases de vidrio y que debíamos ayudarle. Su insistencia rayaba en el hastío, como el coro de una tonada desagradable que parece no tener fin. Contradecirla sería inútil.

Súbitamente, todos aquellos tranquilos envases comenzaron a volcarse por sí solos y su contenido se esparció por todo el suelo. Pasé del estupor a la desesperación. Me levanté de un salto, y comencé a sentir el agua mojando mis pies. Ví cómo los pequeños peces temblaban inciertos en varios charcos que se empezaron a acumular a nuestro alrededor. Agobiado y con un tremendo pesar, me afanaba en salvar a esos escurridizos seres babosos y gelatinosos. Cada vez que tocaba uno, se separaba en pequeñas esferas mercuriales; al retirar mi mano volvía a su aspecto original. Intenté rescatar varios, pero todos se me escapaban igual. Era una labor futil.

En eso concluyó mi sueño; al despertar no pude evitar sentir más que alivio al darme cuenta de que es mejor aceptar que hay cosas que por más que uno intente, no tienen salvación.”

Advertisements

Published by

ikoperiko

"It's All Good... "

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s